Cuidando al bebé: A lo hecho, pecho

papa_biberon

Y aquí estoy ¡feliz! Feliz por muchas razones… La primera es ver a mi bebé por fin, totalmente sana. Ya sin las dudas del embarazo, ya sin la preocupación de no saber con certeza que todo iba bien.

Les cuento que mi bebé nació bien, un poco alta de peso por la diabetes gestacional que tuve, pero en perfecto estado de salud.

Les cuento que continúo con mi dosis habitual de Zyprexa de 5mg, que es lo que he tomado por muchos años y lo que estaba tomando durante los últimos meses de este embarazo, tras llegar a tomar hasta 15mg por la corta recaída que sufrí a la mitad del embarazo.

Les cuento que me siento muy estable, creo que quitarme de encima el peso de la incertidumbre me ha hecho mucho bien, y además es posible que el no cargar con toda la carga hormonal de un embarazo me haya sentado bien.

Les cuento que, a pesar de haber estado convencida de que no daría pecho, estoy dando pecho… y aquí quiero extenderme un poco: Después de haber intentado dar pecho a mi primera hija sin tomar la medicación y haber sufrido una crisis maníaca importante por esa decisión, después de haberme perdido el disfrutar -en pleno uso de mis facultades- de los primeros meses de vida de mi primer bebé, había tomado la decisión inalterable -eso pensaba yo- de no dar el pecho a mi segundo bebé.

Lo tenía claro, a pesar de que algunos médicos me habían dicho que la Olanzapina es considerada de bajo riesgo en la lactancia, mi psiquiatra no lo recomendaba y yo prefería renunciar a dar el pecho con tal de ahorrarle a mi bebé cualquier efecto secundario, por mínimo que fuera, que pudiera causarle la Zyprexa.

Pero me fui ablandando, había decidido ofrecer el pecho a mi bebé al nacer y durante las primeras horas, sólo por darnos ese gusto mi bebé y yo… sólo por experimentar por poco tiempo esa cercanía entre mamá y bebé que casi no pude experimentar con mi primera hija.

Pues resulta que mi nueva bebé se enganchó muy bien al pecho, todo fue mucho más fácil que cuando intenté amamantar a la primera (Tal vez ayudó que yo esta vez sí estaba tomando la medicación y estaba bastante estable emocionalmente). Una cosa llevó a la otra, las enfermeras y pediatras me animaban a seguir amamantando, ya que la Olanzapina es segura en la lactancia según la página de referencia de todas las enfermeras y pediatras con las que he consultado el tema: e-lactancia.org.

La experiencia de dar pecho ha sido muy buena para mí, no he tenido mayores “inconvenientes técnicos” como dolor o grietas en los pezones, ha sido todo mayormente agradable. Pero hay momentos en los que dudo de la inocuidad de la Zyprexa para mi bebé. Ya llevamos 2 meses de lactancia con Zyprexa, ella está fenomenal, pero es algo gordita y se me mete en la cabeza que pueda ser la Olanzapina, se me mete en la cabeza que le pueda estar afectando el hígado o algo. Creo que no, creo y quiero creer que está bien y que he hecho bien en darle pecho, pero dudo y me preocupo.

He investigado un poco más, busco información en inglés, que me he dado cuenta de que consigo más estudios en este idioma. Los estudios que he encontrado no son tan concluyentes como la página española acerca de la seguridad de la Olanzapina en la lactancia. Coinciden en que pasa muy poca cantidad a la leche, pero sí hablan de porcentajes de bebés que han presentado un poco de debilidad o somnolencia, ninguna menciona entre los posibles efectos secundarios el sobrepeso. Además, hablan de dosis más altas que la mía de 5mg y mi bebé está dentro de rangos de peso y talla normales, es posible que me esté preocupando más de la cuenta, pero la próxima vez que veamos al pediatra le plantearé mi preocupación.

A veces pienso si no será egoísta de mi parte exponer a mi bebé a un antipsicótico por los beneficios que nos trae a ambas la lactancia. Es muy difícil plantearme dejar la lactancia viendo a mi bebé aparentemente bien y con toda la carga emocional que he visto que tiene para mí el ver que mi cuerpo puede nutrir a mi hija… puede sonar cursi, pero realmente es un vínculo afectivo que he sentido muy fuerte.

Además, estoy muy sensible a los típicos comentarios de terceros de si tengo o no tengo suficiente leche, de si debería despegarme un poco de mi bebé para tener más tiempo para mí… Quiero disfrutar de estos primeros meses y tener recuerdos “cuerdos” de estos momentos con mi bebé, quiero que la gente que me da consejos -con toda su buena intención- respete eso… No estoy diciendo que vaya a pasar años con un bebé pegado todo el día a mí, son sólo unos meses, unos meses en que pido respeto a esta entrega de mamá.

Bueno, ya dejando la culpa atrás, hablaré de algo práctico sobre tomar medicinas que dan sueño mientras das el pecho. A mí la Zyprexa me da mucho, mucho sueño, hasta el punto de no despertarme ni darme cuenta del llanto fuerte de mi recién nacido, lo cual es un problema para el cuidado del bebé en la noche.

Conozco 2 opciones a elegir o combinar para solventar este problema: Se puede hacer lactancia mixta, pecho y biberón, y que la pareja (o quien esté ayudando con el cuidado del bebé) le dé los biberones de leche materna o fórmula en la noche. Yo al principio hacía esto con mi marido, yo dormía mis 8 horas todas las noches y él se despertaba a dar biberones.

La segunda opción la he estado aplicando desde que me enseñaron la técnica, es dar el pecho acostada. Me enseñaron la técnica de acostarme de lado, poner al bebé de lado mirando hacia mí y darle el pecho que queda pegado a la cama. ¡A mí me ha funcionado muy bien! Al dormir con mi bebé no llora tan fuerte, casi no se oye, pero se mueve y hace que me dé cuenta de que tiene hambre de manera mucho más efectiva que cuando está llorando en la cuna (Cuidado: para algunos pediatras está súper contraindicado el dormir con el bebé por el riesgo de hacerle daño o que se ahogue… mejor consultarlo con el pediatra antes).

Yo le doy el pecho y voy durmiendo mientras toma. Cuando termina, la pongo sobre mi pecho, yo boca arriba y ella boca abajo con las piernas hacia el colchón y así saca los gases, luego la pongo en la posición que nos sea más cómoda hasta la siguiente vez que le dé hambre. Mi marido descansa más y puede trabajar mejor en el día y yo me siento mejor de no estar sobrecargando a mi marido de cansancio. De todas formas, alguna que otra noche siento que necesito dormir sin interrupciones y mi marido se encarga.

Y bueno, como no todo es alimentación en el cuidado de un recién nacido, les cuento que ya nos dedica sus primeras miradas y sonrisas, también sus ruiditos con la boca… su hermana está encantada con tener un bebé en casa y para mí es tremendamente satisfactorio esto de la maternidad. Estoy ahora mismo en una nube al ver a mi familia, y he descubierto que las veces que se ha nublado esa felicidad ha sido cuando me entran dudas y se me mete en la cabeza que no puedo o no lo estoy haciendo bien.

Es normal sentir esto de vez en cuando, y es sano saber que no somos padres perfectos y que podemos ir rectificando errores por el camino, pero creo que a mí me baja especialmente los ánimos cuando pienso que lo estoy haciendo mal.

Pero el balance es muy positivo, ¡estoy muy feliz! Tanto, que se me olvida que tengo trastorno bipolar. De verdad pienso que este diagnóstico es superable y quiero transmitir a las personas diagnosticadas y a sus familiares que se puede tener una vida plena y feliz a pesar de tener trastorno bipolar.

Anuncios

5 comentarios en “Cuidando al bebé: A lo hecho, pecho

  1. Muchas felicidades por el nacimiento de tu nuevo bebé! La verdad es que es fantástico poder compaginar la lactancia materna con el tratamiento farmacológico. Si ambas seguís un control médico y todo va bien, ten confianza! En mi caso, cuando planteé a mi psiquiatra el tema de quedarme embarazada en un futuro, me avisó que hacía falta planearlo con al menos medio año de antelación para dejar la medicación antes del embarazo y mantenerme sin medicación durante toda la gestación. Después del parto, iniciar de nuevo el tratamiento para poderme mantener el mínimo tiempo posible sin la cobertura de la medicación. Y de lactancia materna bajo tratamiento farmacológico, ni hablar! Yo tomo 150 mg de lamotrigina al día.
    Me hace ilusión leer cómo te va porque pienso que si paso una temporada eutímica, podré vivir una experiencia de maternidad parecida a la tuya. Un abrazo y nos leemos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola! Creo que es la primera vez que escribo un comentario en un blog! Acabo de ver qué el post es de abril. Yo también tengo trastorno bipolar, tomó zyprexa y tengo un bebé de ahora 19 meses! Le sigo dando pecho, y está estupendo, está más alto dela mayoría de los niños de su edad y está en el peso perfecto para la estatura! Aún sigo tomando zyprexa que por lo que he leído en tu blog estabas preocupada por el peso de tu bebé por el zyprexa! Ahora mismo no sé si seguirá siendo el caso. Yo he sido diagnosticada de trastorno bipolar a los 13 años y ahora tengo 26 así que llevo la mitad de mi vida con medicación, terapias etc. Yo creo que lo mejor que se puede hacer es no pensar tanto en el trastorno bipolar y las consecuencias al ser madre, porque mucha gente es madre y tiene algúna enfermedad sea mental o física o de lo que sea sin haber sido diagnosticado. Pienso que la gente que crea que somos egoístas por ser madres bipolares, la respuesta a esas personas sería, igual deberías hacerte un cheque médico y psiquiátrico antes de intentar ser madre no? Porque nosotras llevamos tal seguiemiento de psiquiatras y análisis de sangre en el embarazo los ginecólogos siempre están pendientes de ti y por el trastorno bipolar, que al final tenemos un seguimiento bastante más completo que las personas que no tienen nada! Por otra parte a mi el ser madre ha sido lo mejor que me podía pasar, ahora tienen un motivo por el que hacer las cosas, y al final piensas mucho en tu bebé en hacer todo que al final del
    Día no te da tiempo para darle mil vueltas a las cosas y a mí me
    Ha ayudado un montón!

    Seguiré leyendo tu blog! Ya que me siento muy identificada en casi todo lo que he leído!
    Saludos,

    Mama26

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario Mama26,
      Me ha gustado mucho! Te felicito por tu bebé y por lo bien que te va con el pecho y todo.
      Yo me he propuesto dejar de darle importancia en mi vida al trastorno bipolar y simplemente tomar la medicación y controlarme, pero sin que sea el eje central de mi vida.
      El problema ha surgido para mí alrededor de los embarazos, porque en ambos he tendido a desequilibrarme: en el último, tuve una recaída en pleno embarazo y a los 2 meses de estar dando pecho tuve otra recaída y tuve que dejar de darlo.
      Creo que cada caso es diferente y hay personas a quienes les va mejor y peor, yo soy bastante estable en general, pero en los embarazos y post parto me cuesta un poco.
      Me gusta mucho lo que dices de que quienes nos critican deberían revisarse a ver si no tienen ningún trastorno… muy bien dicho!
      Espero que sigas bien y gracias nuevamente, me has alegrado el día!

      Me gusta

  3. Hola momvip! Creo que eres la creadora del blog! Es que en estas cosas de blogs soy un poco novata! Pero si no es así Hola igualmente! 🙂
    Me alegro que haberte alegrado un poquito el día! 😀
    A mí me alegro encontrar tu blog!

    Si, cada persona es diferente! Yo por lo que se ve la hormona oxitocina me va muy bien! Y entre eso y el zyprexa pase muy buen embarazo! Y ahora lactancia! Es verdad que a veces se me hace cuesta arriba pero al final remontó gracias a mi novio y familia! Y a ver con el destete que tal, que quiero empezar en unos meses! Es lo que me da un poco de miedo de dejar de producir oxitocina… pero de momento no pienso mucho en eso!

    Y también de momento solo tengo 1 hijo, en un futuro no muy lejano queremos un segundo y eso ya tienes más experiencia tú que yo!!! Así que a ver qué tal! 🙂

    Ánimo con el blog!!!!! Sigue con ello que lo haces de 10!

    Muchos besos!!

    Me gusta

    1. Sí yo soy la que escribe el blog.
      Espero que vaya bien todo con el destete y tus planes del segundo bebé. No conozco más bipolares que quienes me han escrito al blog, y me gusta ver gente que lleva una vida normal como la llevo yo o procuro llevarla a pesar del trastorno.
      Que vaya todo bien, un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s