Mi artículo en el día mundial del trastorno bipolar

Me he enterado hace unas semanas de que el 30 de marzo se celebra el día mundial del trastorno bipolar.

Me he enterado porque desde el blog de MyTherapyApp me han enviado una infografía sobre Mitos y realidades del trastorno bipolar, para que la compartiera este día con mis lectores.

Aquí os la presento, porque es bueno siempre ayudar a educar y luchar contra el estigma:

Por otro lado, he escrito un artículo para su blog, que os pongo a continuación: Sigue leyendo

Anuncios

Profesional y Bipolar

Mujer-profesional

Mi vida profesional ha estado definitivamente marcada por mi trastorno bipolar. Siempre me he considerado bastante inteligente, bueno, una vez me hice un test con un psicólogo y me dio un coeficiente intelectual de 134, que no está nada mal, aunque al final son números y hay distintos tipos de inteligencias que no se miden con los tests… pero bueno, que sí soy inteligente, y es de las pocas cosas de mí que he sabido siempre. De hecho, me gustaría investigar un poco la relación entre el trastorno bipolar y la inteligencia, porque una vez fui a una asociación de bipolares a buscar información y la persona que me atendió me dijo que probablemente existía esa relación. Sigue leyendo

Cuidando al bebé: A lo hecho, pecho

papa_biberon

Y aquí estoy ¡feliz! Feliz por muchas razones… La primera es ver a mi bebé por fin, totalmente sana. Ya sin las dudas del embarazo, ya sin la preocupación de no saber con certeza que todo iba bien.

Les cuento que mi bebé nació bien, un poco alta de peso por la diabetes gestacional que tuve, pero en perfecto estado de salud.

Les cuento que continúo con mi dosis habitual de Zyprexa de 5mg, que es lo que he tomado por muchos años y lo que estaba tomando durante los últimos meses de este embarazo, tras llegar a tomar hasta 15mg por la corta recaída que sufrí a la mitad del embarazo.

Les cuento que me siento muy estable, creo que quitarme de encima el peso de la incertidumbre me ha hecho mucho bien, y además es posible que el no cargar con toda la carga hormonal de un embarazo me haya sentado bien.

Les cuento que, a pesar de haber estado convencida de que no daría pecho, estoy dando pecho… y aquí quiero extenderme un poco: Después de haber intentado dar pecho a mi primera hija sin tomar la medicación y haber sufrido una crisis maníaca importante por esa decisión, después de haberme perdido el disfrutar -en pleno uso de mis facultades- de los primeros meses de vida de mi primer bebé, había tomado la decisión inalterable -eso pensaba yo- de no dar el pecho a mi segundo bebé.

Sigue leyendo

Buscando mis propios “Poderes”

Elsa_frozen

Hace unos meses, justo antes de quedar embarazada, estuve a punto de tener una recaída. Por primera vez en mi vida, sentí que podía venirse una psicosis aun estando medicada.

Coincidió con que estaba tomando medicamentos con esteroides para la alergia. Estaba con Pulmicort y Nasonex, a los que terminamos acusando como responsables de lo que estaba sintiendo. También coincidió con que estaba empezando a leer el libro El Hombre y sus Símbolos, de Carl Gustav Jung.

Lo cierto es que tuve unos días en que me sentía extremadamente bien (¿Sospechosamente bien?). Salía a caminar a la calle y el cuerpo me pedía correr, me levantaba temprano y con energía, me sentía conectada a la naturaleza, quería hacer cosas, sentía que podía hacer lo que yo quisiera, simplemente con proponérmelo, yo tenía la energía y las ganas de ejecutar todas las tareas necesarias para cumplir mis objetivos.

Mis alarmas se activaron cuando empecé a ver que no dormía lo suficiente en la noche, y que cuando me levantaba de madrugada me quedaba viendo a una telaraña, consciente de que mis ojos se desenfocaban, buscando con esto cambiar mi percepción de la realidad, como pasando a percibir otra dimensión…. raro, pero muy interesante en ese momento…

Lo cierto es que llamé al psiquiatra, aumenté mi dosis y todo pasó sin mayores consecuencias. Pero una de las ideas que tuve en esa oportunidad sigue rondando mi cabeza…

El libro de Jung lo dejé a medio leer, habré leído como la cuarta parte, pero realmente lo estaba disfrutando mucho y estaba sacando algunas conclusiones.

Del conjunto de artículos, libros completos o a medio leer, películas completas y a medio ver que han pasado por mí, yo relaciono ideas, completo vacíos inventando y saco mis conclusiones… que no tienen que ser ciertas, pero muchas veces funcionan para mí, permanentemente o hasta que otras ideas que yo acepte las contradigan.

Después de esta experiencia de “dopping” involuntario, saqué algo. No sé si habéis visto la película de Frozen… yo como madre la he visto un montón de veces, y ¡Me encanta!

Espero no arruinarla mucho a quienes no la han visto… Una de las protagonistas, Elsa, tiene poderes: Ella puede producir y manipular el frío. Puede ser divertido, pero también se vuelve muy peligroso para los demás, especialmente cuando la domina el miedo, que la hace perder el control de su poder.

Pienso que nuestro inconsciente es similar. Pienso que hay mucho más dentro de nosotros mismos de lo que se ve, que las experiencias que tenemos quedan guardadas en nuestra mente inconsciente con mucho más detalle del que conscientemente recordamos. Que nuestro interior es quien, en definitiva, gobierna nuestras vidas y en la medida que lo conozcamos y estemos en paz con nosotros mismos, ese potencial, ese poder, jugará a nuestro favor.

Para ser más concretos: yo llevo toda mi vida tocando la guitarra como aficionada, nunca ha sido más que un hobbie, nunca he destacado especialmente, aunque me hubiera encantado. En un par de ocasiones, durante crisis de hipomanía, he sido capaz de tocar más de prisa, más bonito, he sido capaz de cambiar la tonalidad de una canción sin pensarlo, sin esforzarme.

Pienso que todo lo que he aprendido está dentro de mí, y puede jugar a mi favor si logro descubrir un poco más de mí y superar experiencias del pasado que tal vez me estén bloqueando. Pienso que podré tener más energía y mejor uso de mis destrezas si trabajo un poco más en aceptarme y mostrarme tal cual soy, en ser yo misma, sin pensar en lo que otros puedan pensar de mí.

Pienso que podré llegar a controlar “mis poderes”, como terminó lográndolo Elsa (Esto no es tan spoiler para la película, es de suponer que la historia de Disney terminará bien).

Pienso también que en mis crisis de trastorno bipolar se sale de mí ese inconsciente, ese mundo surreal y onírico que normalmente sale sólo en sueños… salen mis sueños en estado de vigilia, lo cual es un problema para la cordura, pero suelen ser estados muy creativos de la personalidad. En lo personal prefiero la cordura, aunque quisiera aprovecharme de ese potencial creativo, de esa sensibilidad artística y esa especie de genialidad que se siente por momentos, entre otras emociones no tan placenteras como el miedo irracional.

A continuación os dejo el tema principal de la peli, con el que he llegado a identificarme mucho cuando siento que tengo poderes ocultos en mi interior:
Frozen. Suéltalo (Let it go)

Recaída durante el embarazo

image

Lo más temido ha sucedido: he recaído y he llegado a tomar 15mg diarios de olanzapina para volver a la cordura.

No me hace mucha gracia estando embarazada, tampoco me hace gracia ver cómo suben los números de la balanza casi sin control…

Pero no estoy tan mal, ahora mismo me siento bien, con pensamiento racional y control de mis pensamientos, emociones y acciones. Me asusta un poco que venga el “rebote” que he tenido en mis otras crisis en las que, tras una mejora instantánea, vuelvo a empeorar para ir mejorando nuevamente poco a poco hasta salir.

No escribo más por ahora, tengo muchas cosas que quisiera escribir, pero no mucho tiempo para organizarme.

Ya volveréis a saber de mí, desearme suerte con la recuperación y la salud de mi bebé.

Sólo quería documentar que esto a lo que tanto temía está resultando tolerable hasta ahora… ¡Esperemos que todo siga bien!

Y aprovechando las fechas: ¡Feliz año nuevo a todos!

 

Mitad del 2do Embarazo con Trastorno Bipolar

¡Ya estoy a mitad del embarazo! Ya falta menos para conocer a mi bebé y para volver a tomar la medicación con la tranquilidad de que mi bebé está bien.

Espero poder mantenerme estable después del parto, probablemente al principio necesite una dosis de Zyprexa mayor a la habitual, pero espero que no por mucho tiempo. Espero no llegar a recaer con todo el caos hormonal postparto, espero estar ahí para mi familia, aunque tenga que estar un poco más dormida de lo habitual.

Ahora mismo llevo más o menos 3 semanas sin tomar nada desde la última vez que recurrí a la medicación. Estaba un poco preocupada al comparar este embarazo con el primero, me parecía que me había expuesto más a la medicación que en el pasado.

Como esta vez comencé con una pauta de medicación un poco diferente, tomando menos mg y por menos tiempo, pensé en analizar mejor los datos para verlos de manera más objetiva (Si es que se puede ser objetivo, si es que tiene algún sentido comparar 2 embarazos con 2 situaciones físicas y de vida diferentes).

Hice este gráfico:

comparacion_zyprexa_en_embarazos_bipolares
Comparación Zyprexa acumulada en mis 2 embarazos

Ahora mismo estoy en la semana 26, se puede ver que mi primera toma (primera “montaña” roja) fue muy corta y de dosis muy baja en comparación con la primera “montaña” azul del embarazo pasado, lo que puede explicar que haya necesitado una segunda toma al poco tiempo.

En la segunda toma empecé con dosis bajas, teniéndola que subir un poco al tiempo. Se me hizo un poco larga esta toma, no lograba sentirme lo suficientemente estable para dejarla. Por eso hemos decidido que la próxima toma comenzaré directamente en 2,5mg diarios en lugar de 1,25mg, que era lo que había estado haciendo en este embarazo y parece no haber sido suficientemente contundente.

En el embarazo pasado, desde el día en que dejé la Zyprexa por saber que estaba embarazada hasta el día equivalente al de hoy en este embarazo, había consumido un total de 60mg de Zyprexa. En este he tomado hasta ahora 65mg, es decir que he consumido 5mg más que la vez pasada a estas fechas. No sé si tiene mucho sentido hacer todo esto, pero a mí me tranquiliza un poco, mi primer hijo está muy bien y sano y pienso que para el segundo todo va también muy bien!

En el primer embarazo la suma de lo que tomé de Zyprexa desde que la dejé por saber que estaba embarazada hasta el parto fueron 116,65mg. Me quedan entre 12 y 14 semanas y unos 50mg para estar igual que la vez pasada en términos de medicación acumulada. Todavía no me quito la preocupación al 100%, pero estas cosas sí me tranquilizan mucho y lo que me ayude a estar más tranquila ahora es muy bueno para mi salud.

Por supuesto que este análisis es muy particular, muy mío, cada caso es un mundo, incluso cada uno de mis 2 embarazos ha sido un mundo.

Pero puede servir de referencia, al menos de ejemplo para otras personas, incluso para que familiares y amigos de personas con enfermedad mental se enteren un poco de estas cosas, de que son manejables como otras condiciones de salud y de que se puede ser perfectamente responsable y sensato a pesar de que la enfermedad que padezcas esté bastante estigmatizada.

Hay que educar e informar al que no entiende de estas cosas, se puede conseguir una mejor calidad de vida teniendo trastorno bipolar o alguna otra enfermedad mental si la gente a tu alrededor entiende mejor de qué se trata todo esto… especialmente los más cercanos, que son quienes me han apoyado a mí desde el principio.

 

 

 

Mi Trastorno Bipolar y Yo

Voy a decir un poco más de mí y mi bipolaridad: Las veces que he tenido crisis bipolares han sido maníacas, psicosis de las que me gustaría escribir aquí próximamente. Soy una bipolar bastante “buena”, después de uno que otro traspiés por falta de experiencia y haber dejado la medicación porque me sentía bien y para evitar los molestos efectos adversos, he aprendido a portarme bien y reconocer que tengo una enfermedad, que el único control que tengo sobre ella es tomar las medicinas y hacer caso al psiquiatra. Puedo hacer otras cosas para ayudarme, pero nada sustituye a la medicación.

No conozco a otros bipolares (que yo sepa), sólo tengo la referencia de lo que leo por ahí, y no me identifico con muchas de las cosas que he leído: no abuso ni he abusado de sustancias, nunca tuve una conducta problemática en el colegio, más bien siempre tenía buena conducta, nunca he sido promiscua… La verdad, nadie hubiera sospechado que iba a ser bipolar, me da curiosidad saber si hay otros bipolares parecidos a mí, si somos muchos así, pero se nos da poca publicidad por no ser tan interesantes y llamativos como otros casos con más sexo, drogas y Rock & Roll en su haber. Sigue leyendo

Bipolar sin medicación: Inside Out al Extremo, Intensamente y del Revés

Featured imageA veces pienso que tomar Zyprexa de forma regular y continua (cuando no estoy embarazada) me da ciertas ventajas sobre los simples mortales que no toman antipsicóticos. No sé si le pasa a alguien más, pero siento que mi vida es más fácil que la de los no-medicados, que soy capaz de más inteligencia emocional, de ser más ecuánime y sensata que cualquier mujer común y corriente pasando por un síndrome premenstrual.

Quiero aprovechar que estoy ahora sin medicación por mi segundo embarazo y que estoy bastante sensible para escribir sobre mis emociones y describir cómo se siente cuando llegan a grados extremos

Hay una película que se me viene a la cabeza: Inside Out (en español “Del Revés“, “IntensaMente”). Esta película me encantó, el mundo interno de las personas es fascinante y la peli busca describirlo de una manera sencilla de entender y amena. Sigue leyendo

¿Mamá bipolar?

madre-bipolarA pesar de que las muñecas no eran precisamente mi juego favorito, siempre estuve muy clara en que quería ser MAMÁ. Siempre quise tener una familia, un matrimonio feliz, un buen trabajo o empresa y al menos un hijo…. vivir el embarazo, guiar sus pasos, verlo crecer, tener la experiencia de dar de mí todo lo que esté a mi alcance para respaldar el desarrollo de una persona que finalmente se pueda valer por sí misma, desarrollar su potencial y ser feliz.

Desde que soy oficialmente bipolar, me ha preocupado mucho el tema del embarazo y he preguntado a cuanto médico psiquiatra, obstetra, médico general, psicólogo y otros sobre el tema. En todo este tiempo, todas las respuestas y la información que recibía eran muy vagas respecto a cómo llevarlo, pero nunca ninguna de esas personas me dijo que no podía o no debía quedar embarazada.

Es por eso que yo he tenido siempre claro que se puede perfectamente tener un embarazo y ser madre siendo bipolar. Nunca me había encontrado a nadie que me dijera lo contrario, pero en estos meses he Sigue leyendo

Historia de mi trastorno bipolar

historia_mi_trastorno_bipolar

Yo tenía 25 años cuando me diagnosticaron trastorno bipolar. Luego de que pasó todo el caos de mi primera crisis, que descubrieron lo que tenía, que fui controlada con medicamentos y que ya me estaban informando que padecía de esta enfermedad de la que nunca había oído hablar, me dicen que estaré medicada de por vida, como los diabéticos.

En ese momento yo estaba soltera y sin novio, pero mi primera preocupación fue saber cómo afectaría esa medicación, que no debía dejar de tomar, a un embarazo y si esto acabaría definitivamente con mi esperanza de ser mamá.

Las respuestas en aquel momento daban mucho que desear: ¿Quieres quedar embarazada ahora? Pues ya cuando decidas quedar embarazada vienes y vemos cómo manejarlo. Sigue leyendo