De aquí, ¡todo para arriba!


Llevo tiempo sin escribir, y es que no tengo tiempo!
Parece que mi vida va cogiendo rumbo… bueno, mi vida personal ya lo tenía por la familia que he ido formando, pero mi vida profesional es la que estaba un poco estancada, como cuento en el post: profesional y bipolar.

Pues resulta que necesitaba dinero y no estaba segura de poder conseguir trabajo estando alrededor de mis 40 años y con más de 3 años sin trabajar por cuenta ajena. Así que decidí hacer un Master de 6 meses en tecnología, mi carrera es tecnológica y quería reciclarme.

¡El Master me encanta! Es los viernes en la tarde y sábados en la mañana, e iba todo muy bien hasta que se presentó una oportunidad laboral. Apliqué a una oferta de trabajo sin pensar que me contratarían y ¡me contrataron!

Así que ahora estoy con dos hijas pequeñas, un trabajo y un Master… y creo que lo que más he descuidado es a mi marido. En el post: tener una pareja estable hablo un poco de conseguir momentos para compartir con la pareja, pero no es fácil en la situación en la que estoy.

A pesar de lo difícil que está resultando a nivel de toda la energía que tengo que invertir, estoy muy feliz! Creo que ha subido mi autoestima porque me siento bastante orgullosa de lo que estoy haciendo, pienso que es un pequeño sacrificio temporal del cual veré frutos a mediano y largo plazo… y disfruto cada cosa que hago: el trabajo (en el cual se cumple el horario y no me tengo que quedar más tiempo), llegar a casa con mi familia, el Master.

Creo que todo este avance viene a raíz de haber decidido hace unos meses, junto a mi psicólogo, separarme de mi trastorno bipolar. Desde entonces he decidido no verme como una enferma que intenta llevar su vida a pesar de la enfermedad, sino como una persona normal…. tomo una medicación que tiene ciertos efectos molestos, pero básicamente soy una persona normal con sus capacidades particulares, con virtudes y defectos como todo el mundo.

Espero que este post pueda inspirar a otros, afectados directa o indirectamente por el trastorno bipolar, a no limitarse y llevar una vida plena. Atención: siempre cuidándonos, pero al igual que se cuida un diabético o un hipertenso, sin que esto le haga pensar que tiene menos capacidades que otras personas.

Perdonen aquellos que han escrito últimamente y a quienes no he respondido, pero como he dicho, apenas tengo tiempo para mí.

Espero poder seguir aportando con este blog, aunque ya no sea tan seguido.

Anuncios